Burdjia

El nacimiento de una editorial de cómics

por el Profesor Momar + 4 comentarios

Por fin, después de cinco (5) años donde ha pasado de lo peor a lo mejor, se cierra un ciclo. Hace unos meses ya hice un avance en mi cuenta de Twitter, y va siendo hora que lo ponga por escrito.

Empieza la aventura

Todo empezó cuando Iván Sarnago me propuso unir fuerzas en un proyecto loco, que se llamó Vialoco, y que pretendía aunar un estudio de diseño y dibujo de cómics, escuela de dibujo y estudio de diseño de videojuegos.  Lo dicho: un proyecto loco.  Por dos años estuvimos metidos en lo que cariñosamente llamamos "la cueva".  Ahí recibíamos a alumos y clientes, y la cosa funcionaba, e incluso recibimos apoyo personal de gente que vino exclusivamente a ayudar.  Además empezamos a crear una autentica red social, combinando grupos de Facebook con chat y blogs:  Serie B Cómics.  Pero no terminaba de despegar.  Dándo vueltas a cuál podría ser la forma de salir adelante, surgió la idea aún más loca de añadir una editorial de cómics a la ecuación.  Total, ya habíamos conseguido publicar dos tomos de #ChicaDeSerieB gracias a Verkami, tampoco iba a complicar mucho las cosas, ¿no?

Pues venga, a empezar a pensar cómo hacerlo, hacer planes de publicación, buscar imprentas, diseñar canales de distribución...  Y pero esto era diferente y nuevo.  Parecía que estábamos acercándonos al día de empezar a publicar cuando las cosas se torcieron.  Fue la primera gran zancadilla:  un importante apoyo que teníamos nos dejó tirados.  No sólo se fue, sino que se llevó a personas importantes para el negocio y, lo peor, un resquemor nada sano en nuestra contra.  Fue un mazazo enorme, y nos pilló por sorpresa, pero en vez de achantarnos decidimos dar el todo por el todo.  Así nació el Saloncito del Cómic y la editorial Unrated Comics.

El Saloncito del Cómic

Buscamos local y el que encontramos, en la plaza Foramontanos, era un antiguo bar con licencia y todo, así que añadimos una cafetería a la idea.  Metidos ya en líos, qué más daba uno más.

Con mucho esfuerzo (físico y económico) arreglamos el local, contratamos a gente necesaria para hacer los trabajos, y en diciembre de 2015 abrimos las puertas al público.  El arranque fue lento, pero en pocas semanas tuvimos la escuela funcionando y la cafetería y el estudio echando humo.  Hubo presentaciones, charlas y celebraciones de todo tipo. Todo el que hablaba del Saloncito del Cómic decía maravillas.  Pero teníamos graves problemas:  el edificio en el que se situaba el local tenía claras deficiencias que los dueños y la comunidad no arreglaban, la parte editorial estaba atascada y el estudio daba más trabajo que beneficios.

En ese momento, por razones personales y de salud, tuve que dejarlo.  Fue difícil porque, como administrador que era de la Sociedad, me culpaba de que la editorial no saliera adelante.  A los pocos meses de dejarlo volví de visita y en la misma puerta de la cafetería vi cómo el editor y la relaciones públicas que habíamos contratado, y en quienes tanto Iván como yo depositamos la mayor parte de la confianza para que la cosa funcionara, se estaban despidiendo sin previo aviso.  Iván estaba tan sorprendido como yo.

No quedó desamparado Iván, porque de nuevo la gente se ofreció a ayudar.  Se tomó la decisión de cambiar de local y la mejora se hizo notar, pero no pasó mucho tiempo cuando, después de las vacaciones de verano, Iván me llamó y me hizo una propuesta.

-

Allways bet on Momar

Fue entonces cuando me explicaron la situación real, y no era buena.  Resulta que el editor y la relaciones públicas que habían dejado colgado el negocio sin previo aviso habían estado malmetiendo a nuestras espaldas, mientras trabajaban para nosotros, saboteando negociaciones con alevosía, aprovechándose de nuestra generosidad y de la de nuestros amigos, y arreglándoselas para que pareciera que era yo el lastre.  Y no sólo eso, sino que una de las personas que se ofreció a ejercer de asesor empresarial cuando esos dos auténticos parásitos se fueron, había metido a la editorial en un brete de aúpa, aparte de cambiar de idea cada vez que se iba de parranda, que era cada fin de semana o más.

Y en esta situación Iván pretendía contratarme a mi como editor.  ¿Y qué hice?  Pues arremangarme y apechugar.

¿Y cuales son los resultados?  Pues ni más ni menos que en poco más de tres meses hice yo más que las personas que reclutamos en su momento hicieron en casi dos años, que pueden resumirse en tres:

  1. Apertura de una tienda de cómics y frikerías.
  2. Solventación de marrones acumulados por los anteriores responsables.
  3. Edición, publicación y distribución de dos (2) cómics, uno en grapa y otro en libro.

Es decir, una editorial que funciona, una tienda que vende, una academia con alumnos y, en definitiva, un negocio que funiona a pesar de las zancadillas que hemos tenido que sufrir durante cinco años.

Ha sido mucho tiempo, trabajo, sudor, lágrimas y más cosas  invertidas en estos cinco años, pero al fin está dando su fruto.  Ahora, a seguir trabajando, en este marzo tengo que tener listas otras dos grapas, ahí es nada.

Notas al pie:

Para dejar constancia de la catadura moral de la pareja en cuestión, quiero contar su último acto el mismo día que se despidieron.  Anteriormente, el estudio había trabajado en un diseño para un festival de la cerveza en Burgos capital.  Pues bien, él, el editor, no sólo se las arregló para que al final hubiera que hacer mucho más trabajo del presupuestado inicialmente (diez veces más, concretamente) sin que se enterara nadie, sino que encima cobró sólo lo presupuestado, y en cervezas (no dinero) que recogió ese mismo día y se llevó a su casa en Sevilla.

Vuelta al ruedo

por el Profesor Momar + Un comentario

Ha pasado ya mucho tiempo desde la última vez que escribí en esta bitácora.  Muchas cosas han pasado desde entonces, precisamente las que hicieron que desactivara esta bitácora y dejara empantanada la web.  Y con la tontería han pasado dos años, ya.

Hace unos meses cambié de trabajo a algo que no tiene nada que ver con la programación:  Ahora soy editor de cómics, lo cual no es tan fácil y divertido como pueda parecer (bueno, lo cierto es que sí puede ser bastante divertido) pero me deja tiempo para hacer cosas.  Cosas como, por ejemplo, hacier limpieza de mi presencia en la web.  La verdad es que tenía demasiadas cuentas en demasiados sitios.  Aún me quedan cosas que limpiar y eliminar, pero ya me he deshecho de un montón de porquería.  Incluso he actualizado la página inicial de Burdjia.  Y es que, aunque haya dejado la programación como profesional, he decidido mantener mis viejos proyectos.  Es más, al hacer esta limpieza (que no se limita a lo virtual, por cierto) estoy viéndome más liberado y más capaz de continuar trabajando en ellos, incluso en aquellos que nunca he llegado a publicar y que tengo escondidos en viejos CD y discos duros.

En fin, que queda re-inaugurada esta bitácora.  Como siempre, no habrá perioricidad ni tema concreto, al menos por ahora.

Un repaso general

por el Profesor Momar + Un comentario

El trabajo para poner en funcionamiento el nuevo negocio que hemos montado Iván Sarnago y un servidor de ustedes hace que ande de acá para alla y todavía no nos hemos hecho con un horario estable.  Lo peor de todo es que en este tiempo he dejado de lado el tema de la información, y eso es un error gravísimo.  No es poca la gente que desde que empezamos a pensar en el negocio me ha preguntado qué hacemos, y yo no es que haya contado mucho.  En parte debido a un complejo de personalidad múltiple en la web, con tanto sitio, tanta red social y tanta cosa (es más, creo que tengo que replanteármelo) hace que en lugar de decir más, diga menos.  En fin, que creo que va siendo hora de dar un repaso general a todo lo que he hecho en este tiempo de silencio, así como de las cosas que están por venir.

Unrated Cómics

Unrated Comics no es únicamente el nombre que hemos elegido para la empresa, sino también es un portal desde el que se podrán leer y comprar cómics, tebeos e historietas de diferentes autores.  Esta es la parte en la que menos estoy implicado, aparte del asesoramiento tecnológico, pero quienes me conocen saben que esto de hacer dibujos no me es ajeno.  E incluso hice mis pinitos con un webcómic de cortísima duración.  De vez en cuando vuelvo a dibujar, y la verdad es que si consigo sacar tiempo me gustaría volver a intentar sacar una serie de tiras cómicas.

En cualquier caso, una vez esté abierto se podrá disfrutar de cómics de todo tipo, tanto gratuitos como de pago, más o menos adultos y juveniles, con superhéroes, distópicos, infantiles, con autores noveles y consagrados;  incluso alguno ha ganado algún que otro premio.

Burdjia.com

Varios son los proyectos con los que he estado trabajando últimamente.  Algunos de ellos no los he publicado todavía, otros ya están disponibles desde hace tiempo.  Por poner sólo unos pocos ejemplos:

  • Ágora está en plena forma.  Aunque no tengo planeado hacer cambios en el futuro, al usarlo en diferentes proyectos web (como el propio Burdjia.com o este otro, y alguno más) he terminado creando una especie de estructura más amplia ideal para crear webs sencillas con facilidad.  Todavía no tengo decidido si publicarlo como extensión de Ágora o como un nuevo proyecto.
  • Gesbit, el gestor de bitácoras que utilizo aquí y en El Saloncito del Cómic, creado por David Esperalta y del que ahora soy yo su principal responsable.  En estos momentos estoy planeando su siguiente reencarnación para solventar algunas de sus carencias sin perder su intención inicial.
  • Allegro.pas, el paquete que permite utilizar la biblioteca para programar videojuegos Allegro con el compilador Free Pascal.  Uno de mis proyectos más añejos, del que publiqué hace poco una versión final y que también tengo previsto remozar completamente en su versión 5.0 (de la que ya publiqué una versión previa o alfa hace unos años).

Tengo más proyectos informáticos, pero los más interesantes los dejo para la siguiente sección.

Piopio Juegos

Desde que empecé en esto de la programación, hace ya tanto que ni me acuerdo, he estado haciendo mis juegos.  La mayoría de ellos no merecen mención alguna, sin embargo, dentro del proyecto de Unrated Cómics tienen cabida, como empresa de entretenimiento que es.  Por eso creamos esta firma:  Piopio Juegos.

Por ahora, sólo hay un proyecto firme:  Green Onions: The I-Ching Saga, un juego retro basado en el cómic homónimo de Iván Sarnago (ya veis, todo queda en casa).  Ya ha habido gente que ha probado las versiones previas, y dentro de muy poco podréis disfrutarlo gratis en vuestras pantallas.

Es el primero, pero no el único.  Enseguida estarán disponibles los juegos que realicé para sendas convocatorias Ludum Dare, y también hay un futuro prometedor para Momen 3D: Fall of Mankind mi aportación al 3rd Pascal Game Development Challenge.  Y no son los únicos juegos planificados.

Conclusión

No está todo lo que es, falta El Saloncito del Cómic y el Café Cómic, pero esto se ha alargado ya mucho.  Otro día completaré el repaso.  Porque la intención es no dejar esto tan desangelado como hasta ahora, con parones de uno o más meses.  Claro que hablar por hablar no está bien.  Hay que poner cosas interesante.  Así que si tienes preguntas, dudas o sugerencias, no dudes en utilizar los comentarios para hacérmelas llegar.

Hasta la siguiente.

Pensando en el siguiente paso

por el Profesor Momar

Ayer estuve revisando una extensión para Gesbit que facilita la inserción de vídeos en los artículos, para el blog de El Saloncito del Cómic, y probando añadir algunos elementos HTML5 a uno de los formularios del panel de control de dicho gestor de blogs.

La cuestión es que creo que ha llegado uno de esos momentos en los que hay que decidir.  Como ya dije en en algún artículo anterior, la versión 3.0 entraba en mis planes desde que rescaté el proyecto,  Sin embargo estoy posponiéndolo mientras se pueda mejorar la versión actual.  Aun así hay carencias que son difícilmente mejorables sin arriesgarse a romper por completo el código actual, como es el que sólo permita el uso de bases de datos MySQL/MaríaDB, o que el filtro HTML identifique algunas etiquetas HTML5 como no deseadas, independientemente de lo que se ponga en la configuración, además de algunas incomodidades que no impiden que las bitácoras funcionen mal, pero hacen que no sea cómodo de utilizar y actualizar (esto último, no sólo se refiere a actualizar entradas sino también a la modificación del código fuente).  Por ejemplo, si Gesbit dispusiera de un sistema que permitiera añadir fotografías con la misma facilidad que vídeos seguramente pospondría aún más el inicio de esta versión 3.0, y aunque podría intentar añadir una extensión al efecto creo que esta característica sería más eficiente si formara parte del núcleo del gestor y no como un añadido.

Así que, visto lo visto, seguramente cree una nueva rama de desarrollo y comience la planificación y desarrollo del núcleo de esta nueva versión 3.0 de Gesbit.

Descarga de archivos de nuevo disponible

por el Profesor Momar + Un comentario

Como dije en el anterior artículo, había un problema con la descarga de archivos.  El problema ya está solucionado, así que ya puede descargarse cualquier paquete.  He tardado en arreglarlo ya que he estado muy ocupado por la inauguración de El Saloncito del Cómic, café-biblioteca adjunto que hemos abierto mi amigo y colega Iván Sarnago y yo.

Por otro lado, desde hace una semana esta web está siendo atacada por un par de juankers de medio pelo, que están intentando colar enlaces.  Quiero agradecerles sus altruístas esfuerzos, ya que me han permitido comprobar que Ágora es suficientemente duro como para lidiar con ellos.  Y es que por muchas pruebas que se hagan siempre queda la duda de que haya algún agujero por ahí.  Eso sí, quisiera pedirles que trasladen sus esfuerzos a los comentarios de la bitácora, ya que la Página de contacto está sobradamente comprobada mientras que los comentarios de Gesbit podrían tener alguna debilidad que se me haya pasado y querría estar seguro.

Muchas gracias.